...recuerdos de aquel niño que leía los libros de Gil Pérez en el viejo sillón de La Vega, aquellos recortes amarillos en el armario, aquellas tardes en la fría piedra del estadio, aquellos sueños, pensamientos y deseos que tuve desde aquella grada que fue mía, DESDE MI GRADA VIEJA...

martes, 26 de julio de 2011

Esos programas de finales de los 80

A veces, en esos momentos de pensar en unionista, casi con el calzón negro y la camiseta blanca puestos, hurgo en algunas de las cajas llenas de papeles y recortes, que conservo viejos, buscando algún capítulo que traer al blog, o simplemente trasladar mi pensamiento a otros tiempos del pasado blanquinegro.

Hace unos días encontré los viejos programas de finales de los 80 que repartían a la entrada del estadio, algunos que aún conservaba, y sentado en casa ojeé, aquello mismo que minutos antes de ver a mi Unión frente a algún segunda división del momento, leí en aquel tiempo en la grada del Helmántico; y fue curioso, porque imaginé que volvía a la fila nueve de Preferencia, sobre el banquillo visitante, como lo hicimos entre 1988 y 1993 cada domingo, cuando mi padre y yo, fuimos socios de aquella localidad de piedra gris y escaleras azules a nuestra izquierda, después del ascenso a 2ªA del 88 y que ocupé por última vez en la promoción del 93, en el partido frente a Las Palmas…Después, Fondo Norte y el actual Fondo Sur fueron nuestra grada como socios.

Cerré los ojos sentado frente al ordenador con el tacto de aquel programa entre mis manos, y me sentí a mi, como si fuera ayer…como tantas tardes, llegando pronto al Helmántico, a mi fila nueve, como me gustaba, cuando todavía no había nadie en las localidades cercanas, y sacando las almohadillas hinchables de aquella bolsa de Anamont, que por vieja ya pedía un cambio.
Y cojí aire, y respiré, y dejé fluir los recuerdos de mi adolescencia unionista, de esos marcados profundos, en el mismo corazón que hoy tantos años después sigue amando los mismos colores de entonces.




Y así, como si fuera hoy, las imágenes, claras, surgieron y del mismo modo volví a escuchar el ayer, en forma de Juan Luis Guerra y aquel “…quisiera ser un pez…” y a Mecano con aquella interminable “…bailando salsa…”, que amenizaban eternamente el calentamiento aquellos años, y me siguió oliendo a césped húmedo y a faria…y recordé…aquella puerta 6 de Preferencia y los autobuses de Rubio en la Avenida de Mirat, y su madre cobrando a pie de escalera y el carrusel sonando fuerte de fondo, y el agujero del carnet, que nos hacía el portero con la boina roja y su pin de la Unión engarzado, y las pipas de la bolsa verde que vendían en el bar y su sabor salado, y el mismo programa que hoy aprieto y que nos daban a la entrada, y el sol de cara, sentados, y la gorra blanca del Adelanto que nos poníamos, y la pelliza de mi padre en invierno y mi plumas verde, y las goteras si llovía de aquel estadio envejecido, y el marcador nuevo de Fondo Norte y su publicidad del Banco de Castilla, y aquel “…Florida Show el cabaret de Salamanca…”, y el páter subiendo las escaleras hacia su localidad cercana a la nuestra, y a Pepe Halcón y a Gabino en el césped, junto a aquel túnel de cristal velado que se extendía en defensa de los almohadillazos, y a Ramos Marcos también tertuliando cerca, en corros previos al partido, y “…En Salamanca y provincia frío industrial Micar…”,  y el adidas tango azteca, que tocamos alguna vez a despeje de Balta, y las verjas verdes, y aquel redundante “…hay Fanta naranja, limón, hay cerveza…” y el cubo azul subiendo y bajando eternamente las escaleras de aquella soleada grada gris, y los Dangerous Boys y sus bengalas, y la salida del equipo al campo en fila, allí a mis pies, corriendo y con el capitán al frente, segundos después de la salida del equipo visitante, silbado, como toda la vida fue, y el himno de siempre en los altavoces, y pensé también en los que decían que eran unionistas entonces y hoy no van, y en los que sí lo son pero ya no están con nosotros, y que siguen el fútbol desde arriba, desde otra Preferencia, una desde la que siempre ven ganar a la Unión y Cabrera y Orejuela marcan todos los domingos, y pensé en la peña Esterra allá en Acreditaciones, y en los últimos minutos de tantos partidos y el salir antes en busca del autobús y perdernos goles de vez en cuando, y “…Maldonado Ocampo 4 y Gran Vía 65 entreplanta…” y tantos ¡uy! y goles, y tantos saltos y abrazos con mi programa de finales de los ochenta en el bolsillo del abrigo…

Pero las imágenes cesaron y abrí los ojos, y vi que es aquí y no allí donde estaba; y ahora, muchos años después de aquellos tiempos, de vez en cuando, sigo queriendo rescatar, de mis cajas viejas pequeños retazos como hoy en forma de viejo folletín informativo, que misteriosamente me trasladan a aquel, olor, color y sabor de lo que fueron cinco temporadas, allí, en la fila nueve de aquella grada gris, también vieja, de la Preferencia del Helmántico.



martes, 19 de julio de 2011

Aquel diluvio sobre San Mamés

10[…] las aguas del diluvio vinieron sobre la tierra. 11[…] aquel día saltaron todas las fuentes del gran abismo, y las compuertas de los cielos se abrieron, 12y hubo lluvia sobre la tierra cuarenta días y cuarenta noches.
Génesis 7, 10-12



Nunca fuimos amigos de la lluvia, casi siempre presumimos de tratar bien el balón y el fútbol directo no fue lo nuestro en muchas épocas de la historia; pero aun así, hubo días, en que mientras jugaba la Unión, se rasgó el cielo y llovió…llovió mucho.

Recuperé esta imagen memorable de una entrevista a Juan José Blanco en La Gaceta publicada en 1998, en la que aparece este mítico jugador unionista luchando bajo la lluvia, en pos de un balón, ante la mirada imponente de la tribuna Este de un San Mamés poblado de paraguas; fue, sí, en la Catedral, la primera vez que pisamos el estadio vizcaíno…
Fue en aquella primera final, la que perdimos, del Campeonato de España de Aficionados, un 23 de Junio de 1957.
Las crónicas hablaron de un partido de poder a poder en un estadio de otra categoría, en el que dos modestos, UD.Salamanca y CD.Galdácano, se dejaron la piel bajo la lluvia… La Unión fue superior mientras la lluvia se limitó a acariciar los rostros de los 22 contendientes, pero tras la rápida igualada a uno de los vascos, y el incremento de la fuerza del aguacero que por momentos anegó San Mamés, la Unión se ahogó, en su fútbol más combinativo de los Eloy, Blanco, Paniagua, Abilio y en el agua, en aquel diluvio en la Catedral del 57…


Crónica de la final de la XXV edición del Campeonato
de España de Aficionados. Fuente: ABC.


La UDS posa bajo la imponente tribuna cubierta principal de San Mamés inaugurada con su mítico arco en 1952. Blazquez, Goyo, Víctor, Miguel, Hernández, Manolín, Blanco, Eloy, Abilio, Paniagua y Chuchi formaron aquel once. FUENTE: Los Ángeles. La Gaceta.


El CD.Galdacano posando delante de la vieja tribuna Este del estadio bilbaíno, en aquella final del Campeonato de España de Aficionados de 1957.


Miguelín en primer plano en la salida de la UD.Salamanca y el CD. Galdácano al verde de San Mamés
antes de que la lluvia fuera la principal protagonista.

Intercambio de banderines en tre los dos capitanes. Por la UDS, Paniagua.
Fuente:Los Ángeles y LORUME.

Al final de la temporada 56-57 en la que la UDS militó en tercera división, se disputó la fase final del Campeonato de España de Aficionados; trece fueron los participantes clasificados desde las correspondientes fases regionales, la UD.Salamanca representante de la Federación Oeste dejó en la cuneta antes de alcanzar la final contra el CD.Galdácano, al Club Astur de Oviedo, al CD Choco de Redondela y al CD. Villarrobledo.


Participación de la UD.Salamanca en la
XXV edición del Campeonato de España de Aficionados.

PRIMERA RONDA IDA (12-05-1957)
UD Salamanca, 4 Club Astur, 1
PRIMERA RONDA VUELTA (19-05-1957)
Club Astur, 0 UD Salamanca, 0

CUARTOS DE FINAL IDA (26-06-1957)
CD Choco, 4 UD Salamanca, 2
CUARTOS DE FINAL VUELTA (02-06-1957)
UD Salamanca, 0 CD Choco, 4*
*(CD Choco fue descalificado por alineación indebida)

SEMIFINALES IDA (09-6-1957)
CD Villarrobledo, 1 UD Salamanca, 2
SEMIFINALES VUELTA (16-06-1957)
UD Salamanca, 5 CD Villarrobledo, 0

FINAL CELEBRADA EN BILBAO (23-06-1957)

CD GALDÁCANO, 4 UD SALAMANCA, 1
 

San Mamés a finales de los 50. Estadio inalcanzable para la Unión en aquellos años, en los que nos debatíamos entre la segunda y tercera división, un San Mamés en el que correteaban por aquel entonces los míticos Canito, Garay, Marcaida, Gainza, Uribe…etc, cuando ya su club, el Athletic, sumaba diez Copas y seis ligas desde su fundación.
 

Aclaración: Los Campeonatos de España de Aficionados o Amateur se disputaron en nuestro pais entre 1930 y 1986, y nacieron como iniciativa para fomentar la competitividad fuera del profesionalismo que se empezó a desarrollar en España en los años 20.
Dichos torneos los disputaban equipos de categorías regionales y los segundos equipos, repletos de jugadores poco habituales en los primeros onces o jugadores sub-23, de aquellos clubes de categorías superiores como la primera, segunda o tercera división.
Previo al Campeonato Nacional de Aficionados, que se jugaba en forma de eliminatorias al final de cada temporada, se disputaban los Campeonatos de Aficionados territoriales, que daban plaza al ganador para participar en esta cita final.
A partir de 1994 es la Copa Federación de la R.F.E.F., la sucesora de este torneo.
A lo largo de la historia, el semiprofesionalismo de la UD.Salamanca, permitió que no sólo los jugadores menos habituales disputaran las rondas clasificatorias territoriales, si no que llegado el caso, como en las fases finales de 1957, 58 y 59, disputar el título hasta la final, compitiendo con jugadores de la primera plantilla, que ya habían concluido su participación en la liga de esa temporada.
Son los ejemplos del 57, de Abilio, Manolín, Blanco, Eloy y Miguelín; que fueron pieza importante en la liga de tercera disputada ese año y concluida el día 5 de Mayo, para participar después en la fase final del Campeonato Nacional de Aficionados que se inició una semana más tarde.

jueves, 7 de julio de 2011

Punto de ley, el día que Xavi fue titular en el Camp Nou.

Puntuar en un coloso como el Camp Nou para un equipo pequeño como la Unión, no puede calificarse con palabras muy diferentes a las de proeza o hazaña…pero hay puntos y puntos.
Pocos meses atrás, en la última jornada de la temporada 97-98, es bien conocido que se venció 1-4 en el feudo catalán, pero las circunstancias de un Barça campeón, relajado, a pesar del buen partido de los charros…me hace sentir que aquel punto de la temporada siguiente tuvo un peso mayor, en una jornada 6, con toda la liga por delante, en un partido más de los 38, con nada más en juego que los tres puntos; hicieron de aquel positivo, un punto extremadamente meritorio, ante un FC. Barcelona que acabaría ganando aquella liga.

Partido defensivo de los charros, con destacados como Stelea, que detuvo un penalti, o Edu Alonso, autor del empate, tras una definición sublime ante Hesp, que consiguieron, no sin una moderada dosis de fortuna, traerse a casa algún punto del estadio del barrio de Les Corts, como sólo otras dos veces en la historia se había conseguido.

Fue el 17 de Octubre de 1998, en la sexta jornada de la temporada 98-99, una temporada en el que el inicio del equipo de Russo fue irregular pero prometedor, y el punto logrado en el Nou Camp y la victoria en la jornada siguiente en casa  frente al Athletic, colocaban a la Unión con 11 puntos en 7 jornadas, octavo, a 2 y 3 puntos del FC.Barcelona y Real Madrid respectivamente, teniendo que visitar la siguiente jornada al colista del momento, el Real Betis.
Pero todos sabemos el final de la historia; el punto de inflexión de aquella temporada se produjo demasiado pronto, justamente allí, en el Villamarín, donde se inició una nefasta racha, en la que un equipo sin gol, desfiló sin pena ni gloria en muchos tramos de la última temporada de la Unión en primera división…y aquellos 11 puntos de las siete primeras jornadas se quedaron como símbolo de lo que pudo ser y no fue, en el año en que Russo, a pesar de todo, sumó más puntos, proporcionalmente, que el resto de entrenadores que tuvimos.


El partido, televisado por PPV, como casi todos en aquellos años, unió en el césped a 22 hombres dirigidos por Fernández Marín, donde valorando la efeméride retrospectivamente casi 13 años después, destaca sobremanera la aparición de un futbolista, desconocido para todos cuando veíamos el partido en algún bar de tierras charras, y debutante en liga en el Nou Camp, como otros muchos a lo largo de la historia, pero convertido en la actualidad en el mejor director de juego del mundo, Xavi Hernández.



Alineación del FC.Barcelona ese 17 de Octubre del 98 frente a la UDS, mismo día de la presentación de Clam, mascota del centenario blaugrana. De izq. a dcha. Xavi, Roger, Pellegrino, Figo, Rivaldo, Luis Enrique, Okunowo, Abelardo, Kluivert, Cocu y Hesp.

Once inicial de la UD.Salamanca que se enfrentó al FC.Barcelona en aquel partido,
de pie, de izq. a dcha. Stelea, Loren, Leo Ramos, Lupidio, Corino y Lanna;
agachados de izq. a dcha. Edu Alonso, Vellisca, Casartelli, Giovanella y Silvani.

El primer partido que Xavi disputó en liga fue una jornada antes en Mestalla, frente al Valencia CF (1-3), pero sin duda, hoy sabemos, que la Unión tuvo el honor de ser el primer rival al que se enfrentaba como titular, en ese tapete de billar que es el césped del Nou Camp, en donde Xavi ese día y rodeado de blanquinegros empezó a desplegar su repertorio.

Xavi Hernández con el 26, número que portó en la temporada 98-99, también frente a la UDS

Suplente de Guardiola en el inicio, no tuvo un camino de rosas en su trayectoria precisamente, y fue destacado en la prensa de la semana, como el único jugador formado en la Masía que podría formar en el 22 de aquella tarde (finalmente Roger, le acompañó en el once), en un FC Barcelona plagado de holandeses y una UD.Salamanca en la que el autor del gol Edu Alonso, Corino y Martín Vellisca, fueron el único bastión nacional, en aquel partido, de un club charro “internacional”, desde el desembarco Alves-Bosman dos años antes.

Fuente: Diario Marca en la previa del partido FC.Barcelona-UD.Salamanca,
que supuso el debut de Xavi Hernández como titular en el Camp Nou.


Con el paso de los años la figura de Xavi se ha ido agigantando, 6 ligas, 3 copas de Europa, una Eurocopa, un Mundial, y un largo etcétera, completan un palmarés inalcanzable de un modesto egarense, que la primera vez que subió las escaleras del túnel de vestuarios del estadio que es su casa, y formó como titular, en partido oficial, lo hizo para enfrentarse a la Unión; todo un símbolo de lo que fuimos, de dónde estuvimos…y a donde volveremos... que sí, que seguro, que algún día.


Abrazo eterno de EduAlonso, Vellisca y Casartelli,
 el dia que puntuamos en el Nou Camp en el 98.