...recuerdos de aquel niño que leía los libros de Gil Pérez en el viejo sillón de La Vega, aquellos recortes amarillos en el armario, aquellas tardes en la fría piedra del estadio, aquellos sueños, pensamientos y deseos que tuve desde aquella grada que fue mía, DESDE MI GRADA VIEJA...

domingo, 8 de noviembre de 2015

Robi. Alma, cerebro y corazón.

"Tiene un inconfundible y cálido acento de hombre del sur, pero ha sido en el frío salmantino donde su nombre se ha dado a conocer. Valentín Jorge "Robi", tiene 25 años, no es muy alto, sonríe con frecuencia y luce una espesa barba casi rubia..."


Así iniciaba Andrés Astruells, en forma de presentación casi novelesca, y con ese cliché en forma de imagen eterna de un Robi de cara aniñada, eterna sonrisa y barba poblada casi rubia; la entrevista que para Don Balón fue objeto, uno de los mejores jugadores de nuestra historia.
Corría Abril de 1976 y Robi estaba a punto de cerrar su histórico periplo en la U.D.Salamanca para fichar por el todopoderoso Atlético de Madrid.

Todoterreno en el campo, con esa capacidad que tienen los grandes jugadores de llamar la atención desde la primera vez que entran en contacto con la pelota en juego. Dominaba todas las facetas del buen centrocampista canalizador; referencia, hombre ancla y con una capacidad envidiable de desborde en la conducción de la pelota, fue uno de los grandes "culpables" de que hoy, con una UDS tristemente desaparecida, aún se hable de ella como de un histórico cada vez que es recordada.



Valentín Jorge Sánchez "Robi" nació futbolista, alma de aquel histórico equipo charro de inicio de los 70; vino al mundo circunstancialmente en Granada el 9 de Enero de 1951 al jugar su padre en el primer equipo de la ciudad. Con un balón en la sangre; hijo y sobrino de futbolistas (Su padre Valentín Jorge Sosa y sus dos hermanos Gabriel y Manuel, militaron en 1ª división en Granada, Español y At.Aviación respectivamente); pasó su infancia en Tenerife, lugar originario de su familia, donde inició su formación futbolística.
Precoz en el manejo de la pelota, dio el salto a la península hasta la cantera del Real Madrid, donde fue progresando en sus categorías destacando por su gran capacidad de juego a pesar de su escasa envergadura; fue campeón de España Juvenil en 1969; y subió al equipo amateur del Real Madrid con sólo 19 años donde en 1970 tambíen se proclamó campeón de España de la categoría al derrotar en la final, al San Antonio de La Palma en Alicante.

Once que presentó el Real Madrid Juvenil en la final del Campeonato de España en 1969.
Robi forma de pie segundo por la derecha. El resto del once es el formado por: Domingo, Álvarez, Uceda, Heredia, Corel, Vellisco, Del Bosque, Planelles, Royo y De Diego. Los blancos derrotaron por un gol a cero al Triana en el mismísimo Chamartín.


Equipo que se proclamó campeón de España de Aficionados en 1970, en el campo de la Viña de Alicante. Robi forma agachado segundo por la izquierda. Completaron el once: García Remón, Sanz, Salmerón, Heredia, Corell, Francisco, Del Bosque, Rhodes, Planelles y De Diego.

Integrante de una gran generación madridista de finales de los 60, de la que salieron junto al granadino, otros gigantes del fútbol como el salmantino Vicente del Bosque, García Remón o Planelles; tras su gran actuación como canterano blanco, Enrique Bescós, entrenador que lo tuvo bajo sus órdenes en el equipo aficionado merengue campeón de España en 1970, al firmar por el banquillo del Plus Ultra sugiere la posibilidad de llevarse a Robi como cedido; siendo así como el granadino inicia, sin desvincularse del Real Madrid, su tournée de cesiones, que tras brillar en Plus Ultra (1970-71), donde compartió alineaciones con otros dos madridistas y futuros unionistas como Lanchas y Rial; fueron C.D.Getafe (1971-72), y Salamanca sus destinos; culminando su tercera y última cesión a nuestra irrepetible U.D.Salamanca.

Jugador cotizado como canterano madridista prometedor, todos los veranos fueron muchos los clubes que quisieron hacerse con sus servicios; el Racing de Santander fue el más insistente, club con el que curiosamente llegó a debutar en un amistoso en pretemporada en 1971, antes de firmar por el Getafe.

Robi llegó a la Unión Deportiva Salamanca en el verano de 1972 bajo la secretaría técnica de Victoriano Reyes para jugar en 3ª división. Una profunda renovación de la plantilla que había perdido el ascenso a 2ª la temporada anterior frente al Racing de Santander en la promoción permitió su llegada.



Y enseguida se hizo con la batuta de un equipo, el salmantino, que de la mano de un debutante también, Don José Luis García Traid, alcanzó las cotas más elevadas de su historia; formando parte Robi, en los cuatro años que estuvo en el club blanquinegro del ciclo más brillante hasta aquel momento, del club del Tormes desde su fundación en 1923.


Imagen de Robi en una formación de la UDS 
en la temporada 72-73 en 3ª división.

Aquella primera temporada de Robi como blanquinegro (la 72-73), concluyó con unos formidables números del equipo; que sirvieron para cumplir el objetivo del ascenso a 2ª división; a la que el centrocampista aportó dentro de sus treinta y cinco titularidades, cinco transcendentales  goles.
Una vez concluída la temporada y como a partir de entonces se hizo habitual cada verano; surgió la "comidilla" durante la pretemporada de la posibilidad de que el Real Madrid repescara a alguno de sus cedidos.
Las buenas relaciones entre ambos clubes, facilitaron aquel primer verano el acuerdo, y no solo Robi, si no Sánchez Barrios y Chaves también, prolongaron su vinculación al equipo charro en 2ª; aunque albergando todos ellos la esperanza, legítima, de acabar jugando, alguna vez, en el equipo blanco, club de procedencia de todos ellos.



Aquel equipo que en la 72-73 arrasó en 3ª, pasó por segunda división como una exhalación, brillando como un bloque defensivamente sólido y efectivo; en el que Robi, titular indiscutible (33 partidos) se convirtió en pieza aún más fundamental como canalizador hasta alcanzar la gloria en aquel histórico partido del ascenso frente al Real Betis.


Robi luce apoyado en un balón, agachado, segundo por la derecha, entre Chaves y Sánchez Barrios; aquel gran triplete de cedidos por el Real Madrid; el día del ascenso frente al Real Betis en 1974.

Una vez en 1ª división el equipo unionista mantuvo el bloque de la grandiosa temporada en 2ª anterior; y Robi siguió progresando en su transcendencia; reforzada la defensa y la portería con leyendas del nivel de Rezza, Juanjo o D'Alessandro; el granadino se rodeó de Pita y Enrique fundamentalmente para que el complemento creación-destrucción se convirtiera en el legendario motor de aquel equipo irrepetible.


Primer once de la UDS en el Camp Nou en 1ª división (Temporada 74-75). Robi luce agachado segundo por la izquierda; junto a diez compañeros inolvidables como fueron los: Iglesias, Enrique, Huerta, Lanchas, D'Alessandro, Álvarez, Pepín, Pita y Sánchez Barrios.

Apodado "el niño" por sus compañeros charros desde sus inicios en el club, a su madurez futbolística como jugador todoterreno; a partir de los inicios de 1975 se asoció su madurez fisionómica, pues mediada su primera campaña charra en 1ª, Robi empezó a lucir aquella barba poblada, que fue el rasgo inconfundible que caracterizó al futbolista granadino hasta su retirada.


Once de la UDS en la primera visita del F.C.Barcelona al Helmántico en 1ª división. Temporada 74-75. Lucen de pie de izquierda a derecha: Huerta, Iglesias, Rezza, Juanjo, Lanchas y D'Alessandro. Agachados de zquierda a derecha: Álvarez, Robi, Víctor, Rial y Sánchez Barrios.

El buen hacer de Robi a lo largo de aquella, su primera campaña en primera en la U.D.Salamanca, ni mucho menos pasó desapercibida para el resto de España, varias veces alineado en el once de la jornada por la prensa deportiva; fue su convocatoria y debut con la selección española, en este caso en la categoría de futbolista amateur, la guinda al pastel de su cualidades.

Con motivo de las eliminatorias preliminares de esta categoría que servían de clasificación para la olimpiada a disputar en Montreal en 1976, el seleccionador Sr. Eduardo Toba convocó a Robi para los dos partidos de la primera eliminatoria que nos midió en Bielefeld (Alemania) y el desaparecido estadio de Sarriá a la República Federal de Alemania de la categoría. Hablamos de Abril y Mayo de 1975.



Debut de Robi como internacional amateur ante 25.000 espectadores en Alemania con un meritorio 0-0, que dejaba la eliminatoria muy abierta para el partido de vuelta a disputar en Barcelona, el once fue el que días antes reflejaba el diario Marca, con formación definitiva similar a la del entrenamiento previo (foto inferior).



Un mes después, para el partido de vuelta; Robi volvió a ser convocado; pero para más grandeza de la historia de la U.D.Salamanca no lo fue solo; también Sánchez Barrios lo acompañó en la convocatoria (Ver entrada anterior de este Blog), para medirse en el partido de vuelta a la RFA en Sarriá, siendo ambos titulares en el encuentro que con el 3-2 final servía para acercar a España un poco más a la Olimpiada de Montreal.



En las imágenes inferiores, dos fotografías para la historia; dos unionistas representando a España y en color; en el partido de vuelta comentado, en el estadio de la carretera de Sarriá en Mayo de 1975:


Robi, de pie primero por la derecha y Sánchez Barrios agachado bajo el granadino, lucen con la camiseta nacional en el desaparecido Estadio de Sarriá junto a Artola, Ramos, Guisasola, Geñupi, Murillo, Solsona, Cardeñosa, Quiles y Satrústegui.



Formación española en el mismo encuentro mientras suena el himno español. Robi y Sánchez Barrios al fondo, penúltimo y antepenúltimo.

Una vez solventada la eliminatoria olímpica y cuando la temporada 1974-75 llegaba a su fin; de nuevo se volvió a repetir el "culebrón" de años anteriores; el grandioso papel desarrollado por el zurdo Sánchez Barrios y aquel cerebro del equipo charro, que fue Robi; abrió el debate de su necesidad o no de retorno al Real Madrid.
Ambos jugadores pertenecían a la U.D.Salamanca por traspaso desde hacía una temporada, pero ambos tenían una claúsula de retorno en sus contratos.
Finalmente el 26 de Junio de 1975, se resolvió el embrollo; Sánchez Barrios retornaría al Real Madrid, pero no así Robi; que para alegría de los seguidores unionistas, continuaría una temporada más bajo las órdenes de García Traid.



Iniciada su última temporada en la UDS, llegó el colofón a aquella etapa inolvidable en tierras salmantinas: una histórica preselección para la selección española absoluta.
España participaba en la clasificación para la Eurocopa de Yugoslavia de 1976 y en Octubre de 1975 la selección se enfrentaría a Dinamarca en Barcelona.
Kubala pensó así en el "salmantino" para la preselección; y así participó en el partidillo que la selección disputó en el Vicente Calderón frente al At.Madrileño como preparatorio; aunque finalmente no estuvo en la lista definitiva para el choque oficial. 
Modestia absoluta reflejaban las palabras de Robi al llegar al hotel de concentración de la Selección española en la siguiente entrevista:




Once de la selección absoluta de Kubala en el que participó Robi en la primera parte del partido de entrenamiento de la pre-convocatoria: Miguel Angel, en la puerta; Sol, Migueli, Castellanos y Capón, en la defensa; García Castany, Del Bosque y Robi, en medio campo; Churruca. Santillana y Uría, como atacantes.

Desgraciadamente para el futbolista charro; nunca llegó a debutar con la selección absoluta en el resto de su carrera; pero siguió mereciendo galones en la U.D.Salamanca; así tras la salida de Sánchez Barrios aquella temporada y con la ausencia del eterno capitán Huerta como titular en algunos partidos; destacó la capitanía de Robi a lo largo de la temporada en algunos partidos; convirtiéndose ya no sólo en batuta dentro del campo como organizador, si no en portavoz del vestuario dentro del terreno de juego.


Dos imágenes de la misma acción; Robi ejerce de capitán dialogando con el colegiado Sr.Orellana Álvarez ante la mirada de D'Alessandro, Pita y Víctor; Carlos Caszely tras ellos. Juanjo acababa de ser expulsado en Sarriá tras agredir (supuestamente) a Jeremías, corría el minuto 15 de aquel partido.
Robi forcejea en la imagen inferior con el madrileño segundos después de ver la roja. Rezza y Galleguillos junto a ellos.


Robi protesta como capitán, junto a Rezza y Ameijenda una decisión del 
Sr. Franco Martínez en el Helmántico en 1976.


Histórica imagen de la primera visita de Johan Cruyff al estadio Helmántico en Enero de 1976. Robi, capitán de la UDS en aquel inolvidable choque forma junto al trío arbitral presidido por el Sr. Franco Martínez.

Pieza clave durante las cuatro temporadas que militó en la UDS y prolongación de la dirección de Don José Luis García Traid en el campo, nunca ocultó su agradecimiento al míster salmantino públicamente; así se expresaba en 1975 para la prensa deportiva para definir lo que Traid suponía en su carrera: "Su trascendencia en mi trayectoria es muy elevada, porque él ha sido quien me ha dado la oportunidad de jugar y ha tratado de corregir los defectos que yo pudiese tener. Técnicamente me ha ayudado muchísimo, y físicamente estoy, al igual que mis compañeros, inmejorablemente preparado". El destino volvería a unirles en el Atlético de Madrid años más tarde.



Veintinueve partidos como titular en liga en aquella última temporada salmantina 1975-76, autor de tres goles; uno de ellos el número 50 de la historia de la UDS en primera; potenciaron el hecho de que una vez superado el mes de Febrero de aquel 76, los rumores sobre una posible salida a un grande fueran tomando forma. Primero el F.C.Barcelona como muestra la entrevista inferior para La Gaceta y Marca; y posteriormente Valencia C.F y Atlético del Madrid, tomaron posiciones.



Aunque las conversaciones y la rumorología consiguiente, se alargaron a lo largo de los meses de Marzo y Abril de 1976; no fue hasta la salvación matemática de la U.D.Salamanca en el terreno de juego, que se produjo en el Molinón el día 2 de Mayo; cuando el fichaje tomó peso oficial y así en la semana posterior al último partido con la blanquinegra de Robi en tierras asturianas; la UDS y el Atlético de Madrid hicieron público el acuerdo: Robi fichaba por tres temporadas por el club del Manzanares y la UDS recibiría un montante económico cercano a los 25 millones de pesetas.


Histórica imagen del último encuentro oficial de Robi con el uniforme blanquinegro. Victoria en El Molinón y salvación consiguiente. Días después de esta imagen Robi firmaba por el Atlético de Madrid.


Traspaso aquel que culminó la trayectoria en la ciudad del Tormes de uno de los cerebros históricos de nuestro equipo y que en aquella primavera/verano del 76, revitalizó las arcas del club con los casi 25 millones de pesetas del mismo. En aquel momento, la venta más productiva de la historia de la U.D.Salamanca. Venta que supuso entre otros la compra de otro superclase como fue el inolvidable Joao Alves.


Robi, Sierra, Rubén Cano y Torán, en su presentación como nuevos jugadores atléticos. 
Ellos fueron los principales fichajes de la temporada 76-77.

Una vez en tierras madrileñas; su paso por el Atlético de Madrid en el que estuvo cinco temporadas pasó por etapas de luces y sombras; fichado inicialmente bajo la teórica "presión" de sustituir por posición a un fuera de serie e histórico atlético como fue Adelardo; no le vino bien desde el punto de vista compartaivo; pero poco a poco; con ese tesón, brega y calidad del que hizo uso en la UDS; se convirtió en un jugador fundamental en su primera temporada atlética, en la que logró con los rojiblancos el título de liga 76-77 (último título de liga atlético hasta el histórico del doblete del 96), disputando 26 de los 34 partidos como titular.



A partir de aquel gran año, las lesiones musculares y la convulsa situación institucional atlética en ocasiones; con múltiples cambios de entrenador; final de la época Calderón y llegada del Dr.Cabeza incluida, le hicieron perder continuidad y ni siquiera la llegada de su entrenador talismán; José Luis García Traid al conjunto del Manzanares en su última temporada allí (80-81) le hicieron disputar más de 9 partidos de liga como titular aquel año.

Aún así, el balance atlético de Robi, debe considerarse como positivo, jugador adaptado por sus características a la filosofía tradicional atlética desde el principio, supo brillar en un grande, cosa nada sencilla, lográndolo con creces; adornando además su curriculum con la disputa de encuentros en todas las competiciones europeas de la época (Copa de la UEFA, Recopa y Copa de Europa) alcanzando un total de más de cien partidos con la rojiblanca.


Once del At.Madrid que se proclamó campeón de liga al empatar en el Santiago Bernabéu en 1977.
Robi apoyado en el balón agachado comparte once con: Leal, Alberto, Marcelino, Pacheco, Banegas, Capón, Bermejo, Rubén Cano, Ayala y Pereira.

Contra todo pronóstico, una vez anunciada la no continuidad del centrocampista en el At. de Madrid para el proyecto de la temporada 81-82; Robi baja dos categorías para fichar por el Andorra en 2ªB; club el del Principado donde continuó sentando cátedra futbolística hasta su retirada; en un ambicioso proyecto el del equipo pirenaico que desgraciadamente nunca alcanzó el objetivo de llegar con Robi, a la segunda división.



Una vez que Robi abandonó la UDS, tras la despedida que le brindó la afición en el Helmántico en Junio de 1976 en un amistoso de la Unión frente a una selección de la liga; en el que Robi jugó doce minutos de blanquinegro (aunque ya era jugador del Atleti); el granadino retornó como jugador al estadio charro en dos ocasiones.
Previamente lo había hecho como un "desconocido" centrocampista antes de llegar a la UDS, cuando en 1970 y 1971 lo hizo para defender la camiseta del Plus Ultra y del C.D.Getafe en 3ª división.

La primera vez que volvió a pisar el Helmántico tras su salida, fue con la camiseta del Atlético de Madrid; y fue una solamente, pues aunque se enfrentó en cuatro ocasiones como titular a los charros, sólo una fue como visitante.
Fue el treinta de Enero de 1977 en un encuentro en el que no brilló según las crónicas; pero sí recibió el calor de los aficionados salmantinos.



Enrique conduce un balón ante la mirada de Robi en la única visita oficial del exjugador unionista al Helmántico con la camiseta del At.Madrid. (30/1/77)


Robi en otro de los duelos ATM-UDS. Temporada 77-78, partido en el Vicente Calderón, 
en el que disputa un balón a Ángel de los Santos ante la mirada lejana de Marcial y Bustillo persiguiendo.

Pasaron bastantes años para que se produjera la segunda y última visita del centrocampista granadino como futbolista; y aquella fue en 1985.
2ª B, partido de debut de la U.D.Salamanca en la categoría y que para orgullo de mi historia personal como unionista fue mi primer partido como socio del club blanquinegro.
Con 8 años recién cumplidos no entendí aquel día por qué el estadio aplaudía al equipo que vestía de azul, rojo y amarillo..."- No aplauden al equipo rival hijo; aplauden a Robi...".
Lapidaria aquella frase de mi padre a la que hoy, finalizando este texto en honor a aquel jugador, aún entiendo más su significado.
Sin ser su fuerte a lo largo de su trayectoria, Robi marcó el gol visitante en aquel encuentro y firmó su despedida como jugador en el Helmántico, el mismo día que yo firmaba mi "bienvenida" a aquel mundo maravilloso que fue el ser aficionado de un equipo hoy desaparecido, como la U.D.Salamanca.

Hoy quiero recordar así a Robi; como lo vi jugar en el 85 y quiero pensar en él de la misma manera que Astruells lo describía en el entrecomillado inicio de esta entrada, en su entrevista; con esa imagen eterna del menudo jugador de barba poblada que conducía el balón como ninguno, que driblaba (incluso a Cruyff, que tengo foto), que escondía el balón, que lo entregaba...


Pero desgraciadamente desde hace días pienso en él de otra forma y no quiero; las palabras (de Mayo de 2014) del periodista canario José Amaro Carrillo que leí por azar hace semanas (Leer el artículo) buscando fotos de Robi para escribir sobre él y que hablaban del hoy del gigante unionista y su lucha desde aquel tiempo por no perder sus recuerdos, me llenan de tristeza.

Sirva este modesto texto, escrito desde el máximo respeto a su figura, que con dificultad he podido completar pensando en él y en los suyos, como mi granito de arena para ensalzar a uno de los símbolos de aquella Unión Deportiva Salamanca eterna, a un futbolista inolvidable, alma, cerebro y corazón de un equipo que con su juego y compromiso hizo grande; en estos duros tiempos que desgraciadamente le han tocado vivir a él y a su familia.





Un abrazo desde el corazón, Sr. Robi. 
Desde este Blog su recuerdo muy merecido; fue, es y será eterno.





FUENTES:
elapuron.com
Incondicionales.pontevedra
colchonero.com
As
Marca
La Gaceta Regional
Don Balón

2 comentarios:

  1. Uf, amigo, casi me haces llorar. Todo lo que pones aquí forma parte de mi niñez (soy mayor que tú, de 1964), y llevo la UDS en el alma. Magnífico blog.

    Un saludo,

    Federico Holgado

    ResponderEliminar